Google+ Followers

martes, 13 de enero de 2015

LA MUSICA ES COSA DE EQUILIBRIO INTERNO

La música es la más antigua de todas las artes. 
Es el medio para expresar las emociones. La música genera amor e infunde esperanza. 
Tiene incontables voces e instrumentos. Se encuentra en el corazón de hombres y mujeres. Está en sus lenguas. También lo está en el viento y en las olas. 
Está en el ruiseñor. En los actores de cine y en los músicos. Hay música en el correr del arroyo, hay música en el llanto de un niño. Hay música en todas partes si tienes oídos para escucharla. 
El sonido es la primera manifestación de lo absoluto. 
Sobrecargado con la fuerza del alma trascendental, el sonido es uno de los poderosos principios de la creación que influye ampliamente y controla eficazmente las demás manifestaciones. 
Se pueden acotar diversos ejemplos para confirmar esta afirmación sobre el sonido, en referencia tanto al individuo como al cosmos. Hemos oído acerca de cómo Tansen era capaz de hacer llover a través de Megha Raga, de cómo podía encender una lámpara cantando en Dipaka Raga.
 Hay innumerables referencias acerca de cómo los lamas tibetanos alejaban o dispersaban las nubes de tormenta, o cómo las reunían para hacer llover soplando cuernos y trompetas y batiendo tambores.
 También hemos escuchado sobre cómo atrapar un ciervo mediante un suave sonido o cómo se encanta a las cobras por medio de música suave
. El Nada, el sonido, atrapa la mente
. La mente se disuelve con el suave Nada. Marca el poder del dulce y suave sonido: Sa, Re, Ga, Ma, Pa, Dha, Ni, Sa. 
La música tiene el encanto de calmar a un tigre feroz.
 Disuelve rocas y derriba árboles como el banyan. Energetiza, eleva, fortalece y vigoriza.
 Vibra en la memoria. La música llena la mente de paz. Genera armonía en el corazón.
 Derrite los corazones más duros. 
Suaviza a la brutal naturaleza.
 Reconforta y calma a los afligidos.
 También al solitario o al estresado
. La música quita preocupaciones, angustias y ansiedades.
 Te hace olvidar el mundo. 
Te relaja y eleva. 
La música no es un medio para sacudir los nervios o para satisfacer los sentidos. Es una sadhana yóguica que capacita para alcanzar la auto realización. Debería considerarse como parte del yoga. La verdadera música puede ser saboreada sólo por aquellos que se han liberado a sí mismos de todos los vicios mundanos y que practican música como una sadhana para alcanzar la auto-realización. Tyagaraya era devoto de Lord Rama. La mayoría de sus canciones devocionales son para Lord rama. Él recibió darshan directamente de Lord Rama en distintas ocasiones. Mira estuvo cara a cara conKrishna. Habló con su amado. Bebió la Krishna prema-rasa. Cantó desde el centro de su corazón la música de su alma, la música de su amado, sus genuinas experiencias espirituales. La música es Nada yoga. Las distintas notas musicales tienen sus correspondientes nadis o canales sutiles propios de los Kundalini Chakras. La música hace vibrar estos nadis, los purifica y despierta el poder psíquico y espiritual que permanece en ellos. La purificación de estos nadis no solo asegura paz y alegría mental, sino que acompaña en la sadhana y ayuda al aspirante a alcanzar la meta de su vida fácilmente.
 La suave melodía ejerce una poderosa influencia en la naturaleza mental y psíquica de cada ser viviente. Atrapada por la música, la mente misteriosa con sus miles de ocultas vasanas y vrittis, yace pacíficamente en la falda del sadhaka, que puede hacerla danzar a su sintonía y controlarla según su voluntad y amoldarse a placer. La mente, la varita mágica de Maya, el terror de los aspirantes espirituales, permanece bajo control en manos de la música yóguica. Lo más maravillosos es que no sólo la mente de los músicos se controla, sino también la de aquellos que la escuchan. Volviéndose tranquilos y bienaventurados.
 Es por esto que santos como Mira Bai, Tukaram, Kabir Das, Tyagaraja, Purandara Das y otros, transformaron experiencias en suave música. Con esta música los pensamientos sublimes llegan fácilmente al corazón de quienes la escuchan, que en otros tiempos está celosamente custodiado por la serpiente de lo mundano.
 Los rishis de antaño escribieron invariablemente sus trabajos inspirados, bien como poesía o en forma de canciones. Los vedas, smritis, puranas etc., se asientan en la música y son composiciones métricas. Hay un ritmo, metro y melodía en todos ellos. El Sama Veda, especialmente, no tiene rival en su música. La música es un alivio en el tratamiento de las enfermedades. Los sabios sostienen que muchas enfermedades pueden curarse con el melodioso sonido de la flauta, del violín, una veena o un sarangi.
 El ritmo armonioso producido por la música suave quita las enfermedades. La enfermedad sale al encuentro de la onda musical. Ambas se mezclan y se desvanecen en el espacio. La música relaja la tensión nerviosa y produce que la parte del cuerpo afectada por la tensión recupere sus funciones normales. Cuando las demás medicinas han fallado en curar una enfermedad, el kirtan puede hacer milagros. Prueben esta medicina genuina y sientan sus maravillosos beneficios.
 Si cualquiera de vosotros practicase kirtan cerca de la cama de alguien que sufra una enfermedad, pronto se curará.
 La música disuelve el corazón, aunque sea un corazón de piedra.
 Si hay algo que pueda cambiar un corazón en poco tiempo, eso es la música y la danza. 
Este método se usa en kirtan bhakti pero dirigido directamente a Dios en lugar de hacia un disfrute sensual.
 Las emociones se dirigen hacia lo divino y el corazón se purifica fácilmente.


~ ~ Swami Sivananda Saraswati ~ ~Yoga Mag. Diciembre, 2004


No hay comentarios:

Publicar un comentario