Google+ Followers

sábado, 8 de marzo de 2014

LA MUJER SANA




Cuando dejes de buscar la sanación en una fuente externa a ti, 
podrás:
-Empezar a cultivar tu propia y única sensibilidad femenina, dejando un lugar
 para escuchar tus sentimientos y respondedles.
-Escuchar a tu cuerpo y respetar sus límites.
-Escuchar a tu intuición y no dejarla atrás.
-Escuchar la voz de tu creatividad y respetar cada uno de los aspectos de ti misma
 que quieran expresarse en cada momento.
-Velar por tu salud y tomar las decisiones que te enriquezcan.

Al mismo tiempo que vas desarrollando una forma de dar respuesta a tu propia 
vida interior, puedes dar los pasos necesarios en el mundo exterior haciendo
 lo siguiente:
-Pon tus sueños en marcha.
 Por ejemplo, si sueñas que te conviertes en una gran escritora, 
ve a un cursillo de redacción, haz un hueco en tu horario semanal 
o diario para escribir, y ¡escribe! 
Si quieres cambiar de carrera, 
busca alternativas en la biblioteca o invierte en ti misma acudiendo 
a un centro especializado.
-Pon manos a la obra: cuida las plantas, date un masaje, haz pan, 
observa los ciclos de la naturaleza y sé consciente de tus biorritmos 
y su relación con los ciclos estacionales.
-Cultiva y apoya a tus amistades femeninas.
-Únete a un grupo de mujeres; la sanación se produce en la matriz femenina.
-Visita la biblioteca o la librería y saca libros en los que investigar sobre
 lo femenino sagrado.
-Participa en el enriquecimiento de tu comunidad.

Maureen Murdock"El viaje heroico de la mujer. 
Etapas y claves del proceso femenino"

No hay comentarios:

Publicar un comentario