Google+ Followers

viernes, 5 de septiembre de 2014

LAS REDES SOCIALES, LA SOLEDAD, EL HOMBRE DE HOY.....Y LAS NUEVAS PATOLOGIAS VINTAGE

PENSANDO EN LAS REDES SOCIALES COMENTANDOLO CON UN AMIGO, CONOCIDO...
MIRA SI NO TIENE MUCHISIMO QUE VER CON ÈSTO QUE HASTA HOY POR HOY POR EL WHATS APP LA GENTE TIENE SITUACIONES EROTICAS
SIIIII, "DOÑA ROSA" LE JURO QUE LO HE VISTO CON MIS OJOS....
La persona voyeurista suele observar la situación desde lejos, bien mirando por la cerradura de una puerta, o por un resquicio, o utilizando medios técnicos como un espejo, una cámara, laptop con linterna pegada de bajo de la mesa, etc. La masturbación acompaña, a menudo, al acto voyeurista. El riesgo de ser descubierto actúa, a menudo, como un potenciador de la excitación.
A la tendencia voyeurista se le asocia frecuentemente la tendencia exhibicionista, esto es, disfrutar mostrándose, más o menos abiertamente, semidesnudo o completamente desnudo. Ambas conductas poseen un fuerte componente compulsivo, irrefrenable, mostrando los sujetos aumento de su tasa cardíaca y sudoración ante la aparición de estímulos relacionados con dichas actividades. Estos efectos físicos desaparecen tras la realización del acto voyeurista.
El voyeurismo se da, en mayor medida, en hombres, ya que es al hombre al que la cultura da un lugar de privilegio en los roles sexuales.
Es necesario, por lo tanto, distinguir entre voyeurismo y actividad sexual normal, en la que también se produce una excitación al contemplar la desnudez. La diferencia estriba no sólo en el consentimiento o conocimiento de la persona observada que, en el caso del voyeurista, rara vez existe, mientras que en la actividad sexual normal se sobreentiende que sí, formando en este último caso parte de la totalidad de la actividad, no siendo en sí misma la totalidad (la parte por el todo), sino también en la exclusividad de la observación como conducta sexual, carente de interacción física interpersonal.
El DSM-III-R establece asimismo una diferencia entre voyeurismo y contemplación de pornografía. El diagnóstico diferencial se basa igualmente en el conocimiento del hecho de ser observado por la persona objeto de la conducta. Algunos autores, como Langevin y Lang 1987, consideran la pornografía como un acto voyeurista, siempre que este acto constituya la fuente primordial de excitación sexual de un sujeto, o una conducta recurrente.2
En lo que respecta a los rasgos de personalidad del voyeurista, estos sujetos suelen ser tímidos durante la adolescencia y con cierta dificultad para iniciar o mantener relaciones de pareja. No son sujetos especialmente propensos a poseer rasgos especialmente patológicos.
El “candaulisme” es un comportamiento consistente en que el mirón deriva placer al observar a su pareja mientras mantiene relaciones sexuales con otra persona.
Para el gusto voyeurista se han creado los llamados peep shows, que son actuaciones que se realizan en vivo en los sex shops o que se observan en la red Internet por medio de una Web cam. Estos shows suelen mostrar a mujeres que fingen no saber que son observadas durante el acto de desnudarse o mientras se masturban.
Por extensión, el término se utiliza también en un amplio contexto: por ejemplo, se habla del “voyeurismo del telespectador” frente a unas imágenes o acontecimientos relacionados con las personas y su intimidad o su desnudo.
La palabra voyeurista o mirón se puede definir asimismo como alguien que disfruta siendo testigo de situaciones de sufrimiento o desgracia de otras personas (schadenfreude).
*FUENTE WIKIPEDYA



yo aun creo en el amor en la verdad en los sabios y en los ingenuos
en el amor 
el que no se ama no puede tener amor de un otro, ser semejante
el envidioso
 mediocre 
medio pelo
mentiroso
agresivo
psicópata
merecen hacer terapia
es un deber
y un derecho.
DIOS LIBRAME DE TODA MALDAD, ATADURA Y PREJUICIO, LO QUE ESCRIBO LO ESCRIBO CON EL CORAZON PARA PODER DESPERTAR Y AYUDAR A TOMAR CONSCIENCIA QUE EL CAMBIO DEPENDE DE NOSOTROS
Cintia Saptiè
COMUNICADORA
ASTRÓLOGA
TERAPEUTA CORPORAL



No hay comentarios:

Publicar un comentario